Desigualdad

“La ley está para proteger a los buenos, pero ¿Quién NO se cree bueno?”*

Por Vera Carnuccio**

Tomando esta frase disparadora daré comienzo a un análisis crítico respecto al derecho y su relación con la inseguridad. Para ello utilizaré conceptos extraídos de la idea de Tupacamaria*** acerca de dicha temática. Entendemos que dentro del concepto inseguridad pueden observarse derechos vulnerados. Esta, es una visión global en la que todxs coincidimos. Ahora, pues, comienza el debate cuando se analiza que derechos y quienes son los vulnerados.

Partiré por definir el término: la inseguridad se entiende por crímenes callejeros relacionados con el robo de objetos materiales.

Partiendo de dicha definición entendemos que el derecho vulnerado es del sujeto al que le expropian por la fuerza su objeto material. Ahora bien, si comenzáramos un escalón más abajo y diéramos origen al análisis a partir del porqué de la inseguridad, (es decir, de un sujeto que roba y otro que es robado) quizás la búsqueda de la vulneración e derechos se volvería mas abarataba.

Los crimines callejeros surgen a partir de la desigualdad social, y la desigualdad social surge a partir de la acumulación de riquezas, y un sistema capitalista que sustenta este modelo de vida, que se retroalimenta tanto con las clases dominantes como con las clases medias e incluso con lxs sujetxs mas perjudicadxs económica y socialmente. Por lo tanto, el sujeto robado ha de ser poseedor de bienes que el sujeto ladrón carece. Si bien aquel objeto material no es imprescindible en la vida de ningunx, se observa en ese acto una desigualdad contundente entre unx y otrx, regida por los bienes materiales.

En ese instante el sujeto robado siente que le arrebataron algo más que dicho objeto en sí, le arrebataron la dignidad que significaba tenerlo, es decir, el tiempo y el esfuerzo que ha dedicado para obtener aquella cosa que era tan difícil de conseguir, pero tan fácil de perder. Entonces, ¿Este sujeto, se siente vulnerad por aquel ladrón? ¿O se siente vulnerado por el sistema que nos hace creer que si nos esforzamos obtendremos cosas que en realidad de un día para el otro pueden ser nada? Cosas que ni siquiera son elementales para una vida digna, aquella vida digna que nosotrxs tenemos y que aquel ladrón no tiene. ¿Y la responsabilidad de ello de quién es? ¿Del sujeto que roba o del sistema que sostiene y promueve este mecanismo establecido?

Una vez analizado el contexto del sujeto robado analizaré el del robador. Nos encontramos en una sociedad en la que la calidad de vida digna se rige a partir de la calidad de los bienes materiales que poseamos, sean o no prescindibles en nuestra vida, sean o no productivos para un bien común. Pues en una sociedad que esta educada en pos de una calidad de vida relacionada directamente con el consumismo, ¿Cómo podemos pretender que no traiga consecuencias para quienes quedan por fuera del consumismo? Primero deberíamos entender por qué queda gente fuera. ¿Es realmente sólo mérito? ¿Sólo hay que tener voluntad para tener una vida digna? Si es así esto significaría que los millonarios son las personas más “eficientes”, trabajadoras y productivas mientras que los pobres son los más ineficientes ¿Y qué hay de aquellas personas de clase media baja que trabajan día y noche pero aun así no llega a fin de mes? Cuando se hace referencia al empleo, y a las búsquedas de las empresas y los organismos, observamos una serie de requisitos desde la labor en sí, hasta las características que debe tener el empleado. Pues bien, un sujeto que se encuentra desempleado, en situación de calle, sin acceso a una economía básica para comprar un diario y ver las búsquedas solicitadas, o incluso para ir un ciber ¿Podría cumplir con los requisitos demandados por la empresa? ¿Se encuentra en condiciones favorables? O utilicemos un ejemplo más cercano: Un joven de 20 años sin estudios, proveniente de un barrio humilde con calles de tierra ¿Cumple con aquellos requisitos? Aquí podría mencionarse “si hubiera estudiado quizás no le haría falta trabajo”. Pues ¿Estos dos sujetos anteriormente mencionados están en condiciones de acceder a la educación – por más “libre y gratuita” que se demuestre- cuando el acceso a las inscripciones ya requieren de una pc y acceso a internet? En este recorrido se observan a simple vista tres derechos vulnerados: vivienda, educación y trabajo.

Existiendo sujetos que se encuentra absolutamente al margen del sistema, vulnerados en una serie de derechos elementales para una vida digna, es suficiente motivo para no focalizar la búsqueda del problema allí. Se suele poner como eje conflictivo al sujeto, considerando que existen sujetos que “roban porque quieren” (lo cual no considero real ya que es probable que si ellxs pudieran valer sus derechos vulnerados no se encontrarían en la situación que están) pero dicha culpabilización no sería eficaz ya que aunque así fuera, la raíz del conflicto se encuentra en otros puntos. La discriminación, la desigualdad, la obscenidad que reflejan las diferencias visualmente a diario entre clases, son violencia, violencia que atenta contra la dignidad de sujetxs que no pueden acceder a cosas que otrxs si, y que a su vez son mal vistos por esa inaccesibilidad que carece de alcance individual que se vende como mérito propio pero que se rige por la misma desigualdad.

* Frase extraída de la serie “Mentira es la verdad” de canal Encuentro, capitulo “La ley”.

** Estudiante de Pedagogía Social. Artículo escrito como examen final de la materia Promoción de Derechos Humanos a cargo de Demian Konfino.

*** Del libro “Hasta el amanecer de Tupacamaria” de Demian Konfino.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s