Historia de las pesadas herencias

La pesada herencia es el eufemismo utilizado por los gobiernos antipopulares para armar su contrarrelato a partir de un dato sesgado, un ejemplo amañado o el pretenso sentido común para intentar lo imposible.

Los pueblos no olvidan a los que se acordaron de él, por más tapas de Clarín que se dediquen a la faena. La memoria colectiva, como el sol, puede esconderse tras algunos nubarrones, pero siempre sale a la luz.

Lo que sigue pudo haber pronunciado hace unos días, pero fue hablado en tono castrense en 1955. La revolución fusiladora y sus odiadores eran gobierno, y Lonardi acudió a ese concepto que no ha perecido en la historia de las derechas latinoamericanas y tiene rigurosa actualidad:

“…Ha terminado el sistema de ocultación de la verdad, el país quiere conocerla, por más que sea dura y penosa. Diez años de irresponsabilidad y corrupción nos han llevado a la situación más desastrosa de nuestra historia económica. El país se ha empeñado en hacer lo que nadie puede cumplir. Impulsado por una tremenda insensatez, ha tratado de consumir más de lo que producía y así ha gastado sus reservas monetarias…”.

Contra el contrarrelato y su pesada herencia, un mate, un abrazo, mucho barro y la persistencia en la memoria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s