Gracias

Gracias Cristina.

Gracias por las paritarias. Por haber defendido a los trabajadores, siempre. Gracias por la 125. Por haberme hecho tomar partido. Gracias por la plaza del abrazo con Néstor. Por recordarme que sin amor no hay política. Gracias por avisarnos que había generales multimediáticos. Porque sí, Clarín mentía. Gracias por librar la batalla. Por enseñarme que a veces importa más el camino que la llegada. Gracias por la derrota. Por hacerme notar que hay derrotas que son triunfos.

Gracias por la nacionalización de las AFJP. Por retomar la senda de la solidaridad con los viejos. Gracias por Aerolíneas. Por subirte al avión del orgullo nacional ultrajado y redimirlo.

Gracias por haber visitado a Fidel en Cuba. Por homenajear a ese Libertador en vida. Gracias por tu amistad con Chávez. Por hacer realidad el amor a la Patria Grande. Gracias por sostener a Evo y después a Correa ante las embestidas destituyentes. Por luchar contra la larga noche neoliberal en nuestro Sur.

Gracias por hacer campaña con Néstor en 2009. Por poner el cuerpo, siempre. Gracias por la fortaleza ante la adversidad. Por salir por izquierda. Gracias por el Fútbol Para Todos. Por liberar la pelota y los abrazos de gol. Gracias por la Ley de Medios. Por la convicción, la audacia y la enjundia. Gracias por la AUH. Por la sonrisa de las pibas y los pibes.

Gracias por el bicentenario. Por habernos devuelto la patria. Gracias por las Galería de los Patriotas. Por meter al Che y a Allende en la casa rosada junto a las convicciones que Néstor no dejó a sus puertas.

Gracias por el matrimonio igualitario. Por explicarnos la diversidad.

Gracias por tu entereza cuando lo de Néstor. Gracias por sostenernos cuando teníamos que sostenerte. Gracias por la militancia. Por convocar a miles de jóvenes a la política. Gracias por otorgarle dimensión histórica a la militancia. Por haberme convertido de militante social a militante político.

Gracias por abrazarte a Hebe y a Estela y no soltarlas más. Por reivindicar la lucha de sus hijas e hijos. Gracias por los Derechos Humanos. Porque los juicios son necesarios, pero también los derechos económicos, sociales y culturales que conquistamos este tiempo. Gracias por Ignacio Guido. Porque con el nieto de Estela salimos campeones del mundo.

Gracias por repatriar a los científicos. Por invertir en conocimiento pero también en autoestima. Gracias por las universidades del conurbano. Por la primera camada de universitarios en miles de familias argentinas.

Gracias por la ley de empleadas de casas particulares. Por enaltecer la dignidad de nuestras mujeres.

Gracias por Tecnópolis. Por perseguir la felicidad del pueblo. Gracias por Arsat. Por Víctor Hugo relatando el vuelo de un satélite argentino. Gracias por Canal Encuentro. Por el encuentro con nuestras raíces. Gracias por el Ministerio de Cultura. Por dar la batalla cultural. Gracias por la TV y la Radio Pública. Por el retorno de lo sustancial a lo público. Gracias por el INCAA. Por el llanto emocionado de nuestras historias. Gracias por Zamba de Paka Paka. Porque el juguete preferido de mi hijo sea el General San Martín.

Gracias por YPF. Por nuestra identidad.

Gracias por PROCREAR. Por el techo de miles de familias.

Gracias por enfrentarte a los buitres. Por seguir marcando que el partido se juega entre la patria y la colonia, como toda la vida.

Gracias por intimarnos a militar en el territorio. Porque la Patria es el Otro. Gracias por estos 8 años. Por haberme hecho amigar con el peronismo. Gracias por habernos unido y organizado. Porque las calles siguen siendo nuestras. Gracias por los abrazos de mis compañeros. Porque ellos sean mejores que yo. Gracias por los días más felices. Porque miles de abrazos, millones de sonrisas y tantísimas emociones de nuestro pueblo se deban a la gestión política del Estado. Gracias por continuar con el legado de Néstor. Por haberlo profundizado.

Gracias por ser la Presidenta Coraje. Por la temeridad, sino por la ternura.

Gracias por la última plaza. Por mantener nuestro orgullo aún en ante las tempestades posibles. Gracias por no haberte convertido en calabaza. Por confirmar tu conducción indiscutible, en cada verbo, en cada ironía, en cada acción.

Gracias por habernos devuelto a la política. Porque somos millones y, ejerciendo política, volveremos.

Gracias por empoderarnos. Por aceptar, entonces, que desde nuestro poder popular te nominemos para vuelvas a representarnos en 2019.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Latinoamérica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Gracias

  1. Mama Hebe dijo:

    Relato no solo desde la palabra cargada de pasión y reconocimiento!tambien resonando como un rezo de amor y convicciones a los que no se renuncia.Los abrazo hijos en este momento en que podemos mirarnos a los ojos por todo lo hecho y por lo que falta realizar.los quiero.Mama

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s