“Ya no se sostiene el discurso de erradicación en las villas”, dijo el autor de libro sobre la Villa 31

El abogado y activista por los derechos humanos Demian Konfino aseguró que “el movimiento villero está ganando la batalla cultural por el derecho a la vivienda en el mismo lugar”, ya que “no se sostiene más el discurso de erradicación vigente hasta el 2007”.

Konfino, quien escribió el libro “Patria Villera”, aseguró que el discurso de erradicación de la gente que vive en la villa “sólo circula por lo bajo o en algunos foros pero hay una batalla cultural por el derecho a la ciudad y a la vivienda en el lugar que se está ganando”.

El escritor y docente que ha dedicado su segundo libro sobre la villa de Retiro, relata en paralelo la historia de este asentamiento y de su histórico dirigente Teófilo Tapia.

Hace 8 años, el entonces candidato a jefe de gobierno porteño Mauricio Macri había asegurado que “a la Villa 31 hay que erradicarla”, durante una entrevista a un medio gráfico poco antes del balotaje con Daniel Filmus, y volvió a insistir en el tema ya como mandatario electo.

Pero, a punto de concluir su segundo período, el líder del Pro nunca llevó adelante esa medida y, desde entonces, ninguna autoridad de la Ciudad ha propuesto públicamente esta política propia de tiempos dictatoriales.

Mucho más lejos había llegado en 1996 el intendente menemista Jorge Domínguez, apodado “Topadora” después de haber ordenado destruir con maquinarias de este tipo un sector de la villa para la construcción de la Autopista Illia.

El libro de Konfino constituye uno de los primeros intentos de empezar a “subsanar un silencio” historiográfico sobre las villas y su lucha por la urbanización “que no creo casual”.

“La historiografia no se ocupa habitualmente de los sectores que, aunque en definitiva son los que engrandecen a un país, son los de los invisibles, los que no tiene apellidos rimbombantes, ni charreteras”, dijo.

No obstante, reconstruyendo la historia de la Villa 31, la primera de estas barriadas fundada en la década del ’30, es posible hilvanar también la historia de un país cuyos vaivenes ideológicos entre gobiernos populares o neoliberales hicieron mella en las villas, en términos de “avances y retrocesos”.

El mayor referente vivo de la lucha por la urbanización de esa villa que supo alumbrar líderes como el sacerdote Carlos Mugica, es el histórico dirigente barrial y creador del comedor popular que rinde homenaje a aquel cura tercermundista, Teófilo Tapia; quien fuera recientemente distinguido como Ciudadano Ilustre a sus 78 años.

“La figura descollante de los últimos 30 años de la lucha por la urbanización en la Villa 31 es Teófilo Tapia, aunque él siempre aclara que es un ‘continuador’ porque en los ’70 acompañó y se empieza a hacer cargo cuando el barrio comienza quedarse desploblado por una norma de la dictadura que dispuso la erradicación”, contó.

Konfino contó que por entonces la última dictadura llevó adelante un plan de remoción de las villas emplazadas en el centro de la Ciudad, que determinó la desaparición de los asentamientos de emergencia que se encontraban en los barrios de Abasto, el Bajo Belgrano y Colegiales.

“La única que quedó resistiendo es la 31: ya sólo restaban 40 familias cuando los vecinos presentaron una cautelar apelando a la letra de la propia norma de la dictadura que decía que, antes de erradicarlos, había que asegurarles ‘condiciones decorosas de vivienda’: los abogados piden que mientras no se garantice eso, no se innove, y ganan en segunda instancia”, contó.

“Con el advenimiento de la democracia, Tapia se convierte en un dirigente importante, un patriota de barrio que ayuda a repoblar Retiro de manera ordenada y ganándose mucha legitimidad porque nunca tiene un lucro personal con esto”, agregó.

Desde el título de su libro, Konfino hace énfasis en “el patriotismo de tu calle, de tu barrio”, que es necesario cultivar para “contribuir a un patriotismo grande” e integrador de las particularidades a nivel nacional, que adopte con orgullo también elementos propios de los sectores populares, como la “cultura villera”.

“En las villas viven muchos de los trabajadores de la Ciudad y una vocación de organización y lucha por los derechos que no cesa ni descansa; y, en cuanto al componente cultural nato, las villas representan un pedacito de la patria grande con olores, dialectos, música de distintos países limítrofes que se suman a todo lo que venía de otras migraciones”, dijo.

La presentación del libro “Patria Villera. Villa 31 y Teófilo Tapia: historia de una lucha”, será mañana a partir de las 17,30 en Carlos Pellegrini 1285, y en el panel estarán también las legisladoras porteñas Lorena Pokoik y Paula Penacca (FPV); y el propio Teófilo Tapia.*

* http://www.telam.com.ar/notas/201506/110975-ya-no-se-sostiene-el-discurso-de-erradicacion-en-las-villas-dijo-el-autor-de-libro-sobre-la-villa-31.html
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Latinoamérica, Villa 31. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s