Retazos de vida en el Ecuador: Pariendo América

Los cerros, como vertebras de América, marcan la pertenencia andina de este Ecuador que se ciñe, en rostros y vestimentas, a añoranzas incaicas indudables; Los ranchos de caña recortada elevados sobre ciénagas que recuerdan su amenaza a cada chubasco; Los ríos caudalosos se suceden, entre bananales, maizales y la diversidad tropical de la mitad del mundo.

Dos compañeros del Sur de esta tierra, junto al gorrioncito porvenir, aposentados en el asiento trasero de una camioneta que los transporta a Cuenca, autorización oficial al margen, recorren esta geografía, hasta sus puntos más recónditos. Surcan el camino americano, consolidando amores, pariendo sueños.

De sus utopías han hecho un modo de vida, luchando en la injusta cotidianeidad de cemento. Ahora, entre el verde continental, bajo un cielo plomizo, prohíjan, a su manera, una esperanza que es certeza. Una pancita hinchada afirma que hay futuro, un futuro colectivo forjado con amor, esta esencia de la vida.

Pronto caminarán de a tres la senda hacia la libertad definitiva del hombre, la que no será si no afirman, antes, la escala montañosa -y muy masticada- que la llaman Justicia Social.

Las curvas y contracurvas de los cerros ya les van trazando las dificultades, mientras afean esta letra, anhelando el nuevo amanecer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Latinoamérica. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Retazos de vida en el Ecuador: Pariendo América

  1. Ana Ventura dijo:

    Una dura realidad hecha poesía-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s