“A pesar del Pro, avanza el proyecto de urbanización de la Villa 31″

* Por Demian Konfino

Desde septiembre de este año volvió a discutirse, en la Legislatura porteña, un proyecto de ley que reglamenta la urbanización de las villas 31 y 31 bis, propuesta que tiene como fin lograr la ejecución concreta del derecho a una vivienda digna de los vecinos del barrio, garantizado por la Ley 3.343 y por el artículo 31 de la Constitución de la Ciudad.

El proyecto, en la actualidad, lleva el número 98-D-2013 y comenzó a ser tratado por la Comisión de Vivienda de la Legislatura, tras diversas reuniones de la Comisión en la que los vecinos del barrio exigían el tratamiento del expediente. La propuesta, que cuenta con el consenso de todo el arco opositor de la Ciudad (FpV, CC, Proyecto Sur, UCR, etc.), fue elaborada por el despacho de la diputada Rocío Sánchez Andía con base en un dictamen firmado por diferentes órganos de Ciudad y Nación, junto con los vecinos del barrio, como consecuencia de una mesa de trabajo convocada en 2010, en cumplimiento de la Ley 3.343.

El proyecto regula “el proceso de urbanización y radicación del Barrio 31 Carlos Mugica”, tal como establece su artículo 1º; delimita el polígono a urbanizar, incluyendo al barrio San Martín, sector que fue poblado con posterioridad a la sanción de la Ley 3.343; aprueba un anteproyecto urbano, describiendo las diferentes acciones a realizar en el trazado del barrio, tales como aperturas de calles, pasillos, parques y consolidación de viviendas; establece la necesidad de relocalización —dentro del perímetro del barrio— de aquellas viviendas que se encuentran en sectores destinados a otros fines; define el diseño, adjudicación y financiación de las viviendas nuevas; fija un porcentaje del presupuesto general de la Ciudad para la ejecución de las obras a encarar, y refiere a la regularización del dominio de inmuebles a favor de sus habitantes, entre otras disposiciones.

A pesar de enunciar una supuesta voluntad de urbanizar el barrio, el Pro, a través del manejo espurio de las comisiones, dilata el tratamiento del proyecto y se niega a votarlo en el recinto. Al mismo tiempo, se dieron a conocer declaraciones de la diputada macrista Gabriela Michetti, en las que enuncia la intención de su fuerza política de colocar dichas tierras al servicio de la especulación inmobiliaria.

En la misma línea, en la reunión de Comisión de Vivienda del lunes 23 de septiembre, el presidente, Fernando Trabucco, del Pro, leyó una serie de “propuestas” de exclusión de personas que no tendrían derecho a la vivienda digna en las villas 31 y 31 bis, entre ellos, las personas que tengan causas penales; quienes tengan hijos en edad escolar y no hubiesen cumplido con la asistencia obligatoria a la escuela, y quienes tuvieran deudas con la Ciudad, entre otras. Además insinuó la posibilidad de ofrecer dinero para que los vecinos opten por irse del polígono de la villa de Retiro.

De concretarse en una propuesta dicho ensayo discursivo, sería abiertamente inconstitucional, pues el artículo 31 refiere al derecho a la vivienda digna promoviendo “la integración urbanística y social de los pobladores marginados, la recuperación de las viviendas precarias y la regularización dominial y catastral, con criterios de radicación definitiva”.

En este sentido, en la sesión del 28/09/1996 de la Convención Constituyente, el convencional Eduardo Jozami explicó el espíritu de este artículo: “Los habitantes de las villas de emergencia deben ver resuelto su problema de vivienda de acuerdo con el criterio de la radicación en el lugar”.

Por su parte, la convencional María Elena López completó: “La idea de aludir a la integración urbanística tiene que ver con la integración de todos esos asentamientos al resto de la Ciudad; urbanizar es abrir calles, es instalar luz, proveer de agua y abrir plazas donde se pueda”.

Por ende, ningún proyecto puede contemplar el traslado de los habitantes del barrio ni imponer nuevas condiciones a los habitantes de la Ciudad para ejercer su derecho humano a la vivienda.

Con el impulso de los vecinos nucleados en la Mesa de Urbanización y Radicación Padre Carlos Mugica, y organizaciones como Los Invisibles, el proyecto logró la voluntad de 31 legisladores que suscribieron un documento de intención por el que se comprometen a acompañar la propuesta.

Cabe recordar que el proyecto perdió estado parlamentario el año pasado por las trabas del Pro en comisiones. Sin embargo, al ser presentado este año, su aprobación cuenta con nuevos bríos que hacen pensar que por fin pueda cumplirse el sueño del padre Mugica: hacer de la villa de Retiro un barrio obrero.

* Artículo escrito para Noticias Urbanas www.noticiasurbanas.com.ar/noticias/negocio-en-la-31/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Latinoamérica, Villa 31. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s