Política

Quienes hemos abrazado esta palabrita, hemos sellado un pacto no escrito de compañerismo que no es percibido por enfoques ajenos. Este término tan ultrajado nos acompaña, en su semántica tan relativa, en todas nuestras acciones cotidianas. Cuando decidimos tenderle la mano, en ese instante en que sinceramos nuestras inquietudes con un “hago política” o “sí, estoy en política” o, más liviano incluso, “me interesa la política”, quizás no hayamos sido conscientes del todo. Tal vez, ya estábamos rebalsados de conciencia.

Hacer política, de la manera que yo la entiendo, es nacer a cada rato y enfrentarte a los mismos miedos con la misma determinación. Es endurecer tu piel, no tu corazón. Es disfrutar tus instantes por entregar tus horas a algo diferente de lo individual. Es mover tus acciones, en el ámbito laboral, o en el personal o familiar, o en el militante, siempre bajo una misma guía: la misma ética, las mismas convicciones.

Ahora bien, ello no equivale a banalizar su potencia, en un difuso “todo es política”. No, la política no tendría sentido si no conviviríamos en sociedad, si no interactuáramos. Entonces, la política es siempre que exista otro, cercano o distante, pero otro. Se trata de un pensar y un hacer, en el marco concreto de relaciones sociales. No obstante, no estoy diciendo que siempre que hay una relación social hay política. Lo que afirmo es que debe haber relación social y decisiones pasadas bajo la autoridad de las convicciones y la ética política. Lo expuesto incluye a quien decide actuar, en sociedad, convencido de ser apolítico.

Luego, la política es la formación en los clásicos, la discusión, es el debate y, también, las chicanas. Claro. Es pensar y darle vuelta a los entuertos rastreando soluciones.

Sin embargo, la política es, en esencia,  territorio. Es barro y lodo que otorgan luz a textos científicos borrascosos, bajo las lámparas de bronce de las bibliotecas universitarias. Sin los pies embebidos de realidad concreta, la política pierde su horizonte: las personas. Política sin personas, no es política.

Política es hacer y lograr una sonrisa, una ley o un camino. Pero es hacer. Aunque no haya conquistas ni satisfacciones. Es equivocarte en la apreciación subjetiva de un problema y pifiarle en su abordaje. Es lamentar sin ladear, analizar, debatir, rectificar y volver la marcha. Esto también, y muy frecuentemente, es política.

Para los que abrazamos la política, hay algo que es evidente. No la podemos dejar.  Por más que una mueca nos desaliente, efímeramente; que un guiño nos invite a la resignación; que una palabra a destiempo señale la traición; que un malentendido crezca y riegue de fatalidad un laberinto; por más que las dificultades se agiganten, nos aferramos a la política, porque nos reconocemos en el otro, aunque sea indiferente, refractario o nos ignore.

Hay algo que no dije y es notable. La política, como yo la entiendo, está fundada en grandes bocanadas de amor.

Sin amor no hay política, hay miseria y vileza, hay chantaje e hipocresía.

Hacemos, siempre con otros, por otros y para otros. Intentamos un Nosotros cada vez más grande. Erramos, sin mala leche, pero erramos. Volvemos a intentar y a hacer. Nos mueven las convicciones. Nos mueve el amor a la humanidad. La lucha, la nave que nos mueve, debe ser. Lo que está sellado es que, en este lado de la política, jamás bajamos las banderas, aunque pase el tiempo y las derrotas se acumulen o las victorias no sean duraderas. Y no las bajamos porque creemos en su justicia y en su realidad. Creemos en que podemos. Y avanzamos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Derechos Humanos, Libertad de Expresión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s