Pepino

La semana pasada tuve la oportunidad de conocer personalmente a un tipo imprescindible y uno de los militantes del campo popular menos reconocido. Este morochazo de ojos esmeralda lidera una organización política no partidaria que da laburo a 1.600 personas en el castigado norte argentino.

Estoy escribiendo sobre Pepino Fernández, piquetero. De ser un técnico especializado de la poderosa estatal petrolera YPF, Pepino se convirtió en referente ineludible de la resistencia al neoliberalismo, a través de una metodología renovada: el piquete.

Ante las privatizaciones y despidos, cortes de rutas. Así las puebladas en Cutral Co y Plaza Huincul y en Tartagal y General Mosconi dieron dimensión exacta de la lucha del campo popular contra la entrega del patrimonio estatal, lo que es de todos. También, la represión y muerte mostraron el límite que la democracia estuvo dispuesta a cruzar con el afán de coronar el entreguismo. Teresa Rodríguez, Barrios, Aníbal Verón son nombres que expresaron la barbarie vestida de levita. Pero también son nombres que levantaron los pueblos como piedras para horadar tanques de opresión.

Pepino, sin pasado sindical ni político, se transformó rápidamente en referente ineludible de la Unión de Trabajadores Desocupados (UTD) de General Mosconi en Salta. No dio tregua a ningún gobierno desde entonces. Su organización es casi un municipio autónomo. Tiene huertas orgánicas, vivieros, talleres metalúrgicos y textiles, carpintería, recicladoras de basura, ladrillera. Llevan a cabo obras públicas desde cordones cunetas hasta vivienda. Todo lo hacen cuidando el medio ambiente.Pepino

Este hombre simple y justiciero tuvo todo el tiempo para mostrarme todos estos logros, una mañana de garúa y nostalgia. También tuvo lucidez para afirmar que si ocupó los viejos talleres de YPF es porque le pertenecían, como parte del 10 % de las acciones que poseían los trabajadores.

Ahora que parte de YPF volvió, no se conforma. Sueña con que le otorguen la licencia y herramientas para explorar uno de los tantos pozos rentables que fueron tapados por Repsol, como parte del vaciamiento operado por la privatizadora.

Habiendo conversado con él holgadamente y conocido su obra, puedo afirmar lo que intuía. Pepino es sinónimo de dignidad y se escribe con “P” de Piquetero y Patriota.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Capitalismo, Derechos Humanos, Latinoamérica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s