La gran victoria latinoamericana

A horas del emocionante y arrollador triunfo de la Revolución Bolivariana, reproducimos una crónica de Carlos Aznárez, al calor de los acontecimientos:
Fue finalmente perfecta la victoria de este hombre que desde mucho antes de 1992, cuando se levantó en armas para enfrentar al neoliberalismo, viene demostrando a sus compatriotas que está dispuesto a recorrer el camino que en su momento marcó Simón Bolívar.
Chávez ganó nuevamente, y el amplio margen obtenido sirvió para alejar a la oposición de cualquier escenario virulento. Nadie en sus cabales puede reclamar fraude con diez puntos en contra, a manos de su rival. Mucho menos, si se recuerda lo que fue el cierre de campaña del actual presidente, en que millones de personas generaron la mayor movilización de masas que recuerda Venezuela.
Por todo esto, y por lo hecho hasta ahora, que es mucho más de lo imaginado, el pueblo se lanzó a las calles a festejar y mostrarle, frente al balcón del Palacio Miraflores, su lealtad y cariño a quien les ha dado lo mejor de su liderazgo. Y de su vida.
El conductor de semejante patriada, prometió seguir profundizando el proceso revolucionario hasta las últimas consecuencias. Pero además, agradeció públicamente a la oposición el haber participado del juego democrático y reconocer su derrota. No es poca cosa, para quienes han sido fogoneados oor el odio y los millones de dólares del Imperio. Chávez insistió: ojalá se den cuenta que ellos también pueden ganar, si abandonan posiciones de extrema beligerancia.
Por último, después de agradecer varias veces el compromiso y el apoyo de su bravo pueblo, el presidente esbozó una autocrítica por algunos déficits y asignaturas pendientes, y prometió reforzar la velocidad para cumplir con las demandas de la ciudadanía.
Chávez ganó, y sin dudas, también lo han hecho todos los pueblos del continente, que supieron comprender que más allá de las campañas distorcionadoras del terrorismo mediático, las banderas que este domingo 7/O se levantaron en Venezuela, son las mismas que acompañan la lucha de casi todos los países del continente. La independencia alcanzada a partir del proceso bolivariano, será el acicate para que Latinoamérica alcance su segunda y definitiva emancipación. Este triunfo, no lo olvidemos, se produce en momentos de contra ofensiva imperialista en la región, buscando desestabilizar países, generando “golpes suaves”, instalando bases militares y “humanitarias”, motorizando al Comando Sur y la IV Flota. De allí que la hazaña protagonizada por el pueblo venezolano servirá, sin dudas, a reforzar la resistencia contra cualquier intento injerencista contra cualquiera de los países con gobiernos populaes
Mientras tanto, Venezuela volvió a frenar las ansias involucionistas de la oposición, y puso sobre la superficie el alto nivel de adhesión al proceso revolucionario. De allí, que la consigna sea bien clara: seguir caminando con Chávez, hacia nuevas victorias.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Latinoamérica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s