El reencuentro

Por Nuria Barbosa León, periodista de Granma Internacional y Radio Habana Cuba, columnista del blog Tupacamaria

Los rasgos físicos Jacob Alejandro Ñancupil lo identifican como un  descendiente de los pueblos originarios de América Latina.

De estatura pequeña, ojos rasgados y muy negros, labios carnosos y  dentadura blanca, pelo negro y lacio, hablar bajo y pausado, andar lento y de  pasos cortos, muestra la timidez de pertenecer a una comunidad mapuche, excluida  por siglos de una sociedad que los redujo hasta casi el exterminio y les  arrebató su tierra y cultura.

Jacob es uno de los siete hijos de un padre agricultor en la provincia de  Río Negro en la ciudad argentina El Bolsón, quien temió del poder de la  discriminación y no quiso transmitir a sus hijos su lengua y cultura para que no  fueran negados en su entorno social.

 

Sin embargo la sociedad argentina le brindó a Jacob los oficios de  ayudante de carpintería y albañilería, obrero en la instalación de agua y gas,  que debió combinar con estudios nocturnos para concluir su formación académica  preuniversitaria.

Un hermano habló de la oportunidad de estudiar medicina en Cuba y aunque  su inclinación vocacional tendía hacia el arte y la literatura, se decidió por  la beca cubana porque podría estudiar a tiempo completo, sin pagar matrícula,  libros, alimentación y vestuario.

Al llegar a la Isla conoció otros jóvenes chilenos y argentinos  pertenecientes a su etnia quienes le transmitieron los valores de un pueblo  ancestral que se destaca por su valentía y el amor a la tierra como fuente de  valor para la vida.

Así, en Cuba, Jacob asistió a la ceremonia del Wei Tri Panto para dar la  bienvenida al año nuevo mapuche el 14 de junio, y junto a los ritos para  agradecer a la Mapu (tierra) vistió por vez primera el  atuendo de su pueblo, compartió la comida a base de cordero, bailó danzas  producidas por los tambores cultrum y la flauta tutruca.

Sólo entonces, escribió a su padre: “En Cuba me formo como médico y me  reencuentro con mi etnia”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuba, Derechos Humanos, Latinoamérica, Pueblos Originarios. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s